Google
Google http://reporterosoyyo.blogspot.com/
Suscríbase ahora al Feed RSS del ReporteroSoyYo Suscríbase ahora

sábado, 24 de noviembre de 2012

Pablo Emilio Obando Acosta: El Cristianismo, una religión abominable | RFN! +Noticias

Pablo Emilio Obando Acosta


"La guerra, el hambre, la miseria, la desigualdad económica y social, la desesperanza laboral para cientos y miles de seres humanos, la injusticia, la perversidad de los hombres hacia los niños y los animales… Todo eso es para mí el verdadero crimen de nuestra humanidad".


Encontramos en el denominado Nuevo testamento las siguientes aseveraciones: "No os engañéis. Ni los impuros, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales, ni los ladrones, ni los borrachos… heredarán el Reino de Dios".  Se sentencia así, de esta manera, a millones de seres humanos a vivir expulsados del "Reino de Dios".  Si se es homosexual o "afeminado" no queda más alternativa que el castigo eterno y el "juicio de Dios".  Así lo alegan quienes invocan a Sodoma y Gomorra cuando de defender sus convicciones homofóbicas se trata.  La historia está plagada de actos violentos contra los homosexuales por cuanto se alega una y otra vez que es contranatura que dos hombres o dos mujeres se amen o que puedan tener sexo. Se eleva la Biblia cada vez que en Colombia o en gran parte del mundo cristiano se pretende reconocer los derechos de los homosexuales o la posibilidad de tener las mismas garantías constitucionales que una pareja heteresexual.


El reciente caso del senador Gerlein no es aislado, ni único, ni exclusivo; todo lo contrario, es la expresión de una ultraderecha que está ganado terreno en Colombia y en gran parte de América Latina.  Ser homosexual es casi que un delito que se paga caro ante la sociedad, un karma que perseguirá hasta la tumba a quienes lo confiesen libre y abiertamente.  Es conocido la posición de un alto funcionario (una especie de Ministro e Justicia) de Malta- Italia, que expresa sin rubor alguno que la condición de homosexual es atentatoria contra la misma condición humana y que se los debe reprimir con los métodos que sea necesario, sin excluir la violencia del Estado.  Otro caso famoso es el de Robert Mugabe, presidente de Zimbaue, quien expresó en 1995 que "los homosexuales son peores que los cerdos y los perros". Los dos profesan la misma fe: el cristianismo.


En la inquisición fueron muchos los homosexuales condenados; lo mismo ocurrió en el régimen fascista- nazista, a lo largo de la historia la homosexualidad ha sido perseguida, condenada y censurada.  No dista mucho la época histórica en que la homosexualidad se tipificaba como un delito en los códigos penales de distintas naciones. Lo cierto es que  religión y homosexualidad siempre han estado en contravía por cuanto sus "intereses" son disímiles.  Para el cristianismo la sexualidad únicamente debe ocurrir entre un hombre y una mujer con el fin único y exclusivo de procrear;  para los homosexuales, la sexualidad se centra en el erotismo entendiendo a este como un sentimiento próximo y cercano al amor.


Sin excluir a las otras religiones, ni exonerarlas de sus culpas, si podemos demostrar que el cristianismo no ha sido más que una expresión de odio hacia quienes "profesan" una sexualidad diferente a la establecida en su libro sagrado: la biblia.  Se afirma en este texto que los homosexuales son malditos, raza degenerada, hijos de Lucifer y otros tantos epítetos que en nada dejan entrever la bondad y el amor de su Dios, pues siempre "manifiesta" odio, repudio y repugnancia por los homosexuales.  Al respecto afirma Pablo: «¿No sabéis que los malvados no tendrán parte en el reino de Dios? No os dejéis engañar, pues en el reino de Dios no tendrán parte los que cometen inmoralidades sexuales, ni los idólatras, ni los que cometen adulterio, ni los afeminados, ni los homosexuales, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los difamadores, ni los tramposos ».  Si la Biblia es realmente la "palabra de Dios" como dicen los cristianos, mucho me temo los homosexuales  jamás serán incluidos entre "los elegidos" y, por el contrario, siempre tendrán que llevar el rotulo de impuros y pecadores. Me permito citar un pasaje bíblico más y no hacerme muy extenso: "Si alguno se juntase con varón como con mujer, abominación hicieron;  ambos han de ser muertos, sobre ellos será su sangre". Precepto que siguieron al pie de la letra los católicos romanos, los fascistas, los fundamentalistas y las distintas versiones del cristianismo, pues llenaron de sangre homosexual los tribunales de la Inquisición.


Sin duda alguna que el cristianismo es una religión de sangre, de mentiras, de odio, de homofobia, de exclusión y de persecución delirante a quienes no comparten sus dogmas de fe. Inventores, genios, científicos, astrónomos, literatos, mujeres y hasta animales son considerados como enemigos suyos. Sería largo enumerar a tantos personajes asesinados por el catolicismo a lo largo de la historia. Pero ningunos tan odiados y perseguidos como los homosexuales que se encuentran con un muro de piedra cuando de defender sus derechos civiles se trata.  Solo cito una frase que resume mi pensamiento hacia lo que en verdad debe constituirse en un crimen y un pecado de la humanidad: la guerra, el hambre, la miseria, la desigualdad económica y social, la desesperanza laboral para cientos y miles de seres humanos, la injusticia, la perversidad de los hombres hacia los niños y los animales… Todo eso es para mí el verdadero crimen de nuestra humanidad.



From: Pablo Emilio Obando A. <peobando@gmail.com>
Date: 2012/11/23
Subject: Fwd: EL CRISTIANISMO: UNA RELIGION ABOMINABLE

              

» RFN! Noticias & Publicidad «

con Félix Contreras, ¡bienvenidos a la información! Visítenos en http://fundelsur.blogspot.com
Share:
Publicar un comentario