Google
Google http://reporterosoyyo.blogspot.com/
Suscríbase ahora al Feed RSS del ReporteroSoyYo Suscríbase ahora

martes, 13 de enero de 2015

La temporada decembrina tachirense: @eljosesilva « Vía #FronteraNOTICIAS en San Cristóbal

Por favor compartir esta noticia en Facebook, Twitter, Friendfeed, Linkedin, WordPRESS, Blogger, Google+ y otros

La temporada decembrina tachirense: @eljosesilva « Vía #FronteraNOTICIAS en San Cristóbal
- José Francisco Silva Guillén, exclusivo para FronteraNOTICIAS

El Chimó, El café, el Comunismo y los Gochos

San Cristóbal, domingo 11Ene2015 (José Francisco Silva Guillén @eljosesilva, especial para FronteraNOTICIAS).- Nada es más sabroso en los andes venezolanos, que la temporada decembrina. Todas las tradiciones, como: la hechura de las hallacas, buscar “la lama” para hacer el pesebre, el 24 de diciembre, recibir el año, los reyes y las paraduras del Niño Jesús, son fiestas hermosas de unión, alegría, y por lo menos, una buena “juma” con miche andino.

Conozco bien estas tradiciones y las disfruto con intensidad, mi madre es de Santa Cruz de Mora, estado Mérida y fui criado en Tovar, la tierra del zurdo del Magallanes. Por esta razón, casi llegando a los 40 decidí llevar a mis hijos, Héctor y Francisco, desde Mérida, la capital, hasta el Valle del Mocoties.

Era el gran día de iniciación hacia amor por la navidad andina. En el trayecto, después de 1 o 2 horas, entré a la bodega de un amigo de infancia, contemporáneos, compartimos, el preescolar, la escuela, jugamos trompo, metra, barajas y hasta aprendimos a escupir chimó juntos. Porque en los pueblos andinos, ¡los bien gochos!, con el chimó se hacían las tareas del hogar y la escuela, para evitar que los “pelaos” hablaran “mucha paja”. Además, retardaba la sensación de hambre o fatiga.

Fue inevitable, era imposible y finalmente inútil, rehusar el reto de escupir chimó. Es decir, así somos los gochos. -Entre las risas de mi hijo Héctor, de cuatro años- y la cara de confusión de mi esposa, quien es una citadina con test de gringa, fuimos paseando la bodega con un olor a café divino, puro y fresco. Lo primero que hice fue preguntar ¿Mire, toche a como el café?. Después de escupir, me dijo: “a 200, pa´ uste y lo molí ayer”.

Siendo yo un adicto al café y conociendo el “Precio Justo de Supermercado”, le dije –pajiso eso está regulao a 50-. Pero, ¿Qué va?… A un gocho comerciante de toda su vida, no le tiembla el pulso para decir “Ese café lo sembré, lo regué, lo recogí, lo tosté y lo molí… yo mismo. ¡Carañero… si lo quiere a 50 cómpreselo a Maduro!”.

Después de escuchar esa rotunda frase, pasé de ser un hombre de familia que quería enseñar las costumbres navideñas a sus hijos, y me convertí, prácticamente de inmediato, en el tipo de todos los días, ese que ha leído tanto, y como un “toche”, a los estudiosos de la economía. (Adam Smith, Marx, Churchill, Markowitz, Bodie y Merton).

En segundos, recordé claramente, que Marx tiene una debilidad teórica. Su modelo, la Dictadura del Proletariado (o el estado obrero), también requiere de capital. Todo se hunde cuando el estado no tiene capital, porque nadie tiene incentivos para producir bienes.

¿En serio?, en pleno siglo XXI, con “drones” y Cuba saliendo de la “tochera” comunista, ¿tengo que explicarle a los venezolanos que no hay manera de regular los precios por Gaceta?, o solo los gochos se preguntan: ¿Por qué producir para no ganar?.

Hoy 9 de enero de 2015, después del paseo, el chimó, el olor, el regateo por el café y con la mente fresca, entiendo que un gocho, fue, es y será muchas cosas. Pero nunca trabajará gratis. De hecho, somos tantas cosas, que la palabra gocho (cerdo) ha sido reconocida desde el año 1.734 por la Real Academia Española de la Lengua, durante 27 ediciones. Nada más exacto para describir a los andinos. Somos tercos, obstinados, testarudos, empecinados y porfiados. Total, así nos define la real academia española, desde hace dos siglos, ¿no?.

Por ejemplo, Leonardo Sierra en 1990, pedaleo como gocho para ganar una etapa en el Giro Italia y luego regaló su bicicleta al mismo Franco Baresi, quien venía de ganar la Champions Leage con el AC Milán. En 2011, José Rujano, del mismo pueblo que Sierra, otro gocho empecinado en ganar, obtuvo 2 etapas del Giro a Italia.

¡Y bueno!, no olvidemos al gocho y “testarudo”- ganador- más famoso de todos: Johan Santana, quien lanzó como gocho. Es tan terco, que no le basto uno, tenía que ganar otro premio Cy Young, es decir, es un verdadero obstinado, lanzó el primer juego, sin hit ni carreras en la historia de los New York Mets y las “malas lenguas” dicen que se jodio el hombro como un “toche” ese día, pues, no había poder divino que bajara “al pelao”, de esa lomita.

En mi opinión, todos los rasgos de un venezolano gocho, permitieron que para las elecciones presidenciales de 2012 (Chávez vs Capriles). Los únicos estados que no quisieron trabajar gratis, para ofrendar a Marx, fueron Mérida y Táchira. En febrero de 2014, después de estar cansados de escases (La que hoy viven otras ciudades del centro) y la inseguridad, se nos fue la mano de tercos, obstinados, testarudos, empecinados y porfiados.

¡¡¡Quiero ser contundente aquí!!!. En enero de 2015 seguimos siendo tercos, obstinados, testarudos, empecinados y porfiados. Solo que, algunos queman cauchos y otros tiran piedras. Yo prefiero escribir como gocho y me da lástima, mucha tristeza, no tener la pluma de Laureano Márquez o Vargas llosa. Pero me afinco como un “toche”, a la mala pluma que tengo, para que se lea claro.

Share:
Publicar un comentario