Google
Google http://reporterosoyyo.blogspot.com/
Suscríbase ahora al Feed RSS del ReporteroSoyYo Suscríbase ahora

sábado, 12 de abril de 2014

Jairo Sandoval emplaza a Jaime Buenahora: Colombianos en el exterior «NOTICIAS NOTISAN!»

Ud. vino a la comunidad como cónsul y marchó como representante.
Sírvase informar públicamente, Honorable Representante:

a) el monto de la contribución gubernamental donada a Ud por la Administración Santos,

b) la razón por la cual tales fondos no fueron dosificados en el distrito electoral que lo eligió,

c) nombres de las personas a las que fueron gentilmente adjudicados, y las respectivas cifras.


Fundamento la siguiente respuesta sobre la certidumbre de que los colombianos transnacionales vamos a darle ocupación a nuestra reciedumbre ancestral en la hazaña de encumbrarnos colectivamente al estrado de las comunidades mundiales más afamadas, siempre hagamos de nuestras lágrimas y fatiga, cultura y candidez, el carburante colectivo de nuestra lucha solidaria.

Estimado Representante Buenahora:

No deseo intimar que usted desconozca los modernos atributos de su cargo, pero si expresar sinceramente que Ud. los elude.

Es el caso, por ejemplo, que los legisladores contemporáneos agencian la creación de redes de interacción entre los actores estratégicos sociales (los niveles del gobierno, la sociedad civil, la empresa privada) para confrontar, fusionados, los retos comunitarios, como base de una gobernabilidad que no admite la gestión mecanicista en los asuntos públicos. Y para crear una nueva Gobernanza alimentada por la confianza mutua. Afirma Joan Oriel Pratts, IIG, Catalunya: "Una sociedad es gobernable cuando está estructurada sociopolíticamente de modo tal que todos los actores estratégicos se interrelacionan para tomar decisiones colectivas y resolver sus conflictos".

La comunidad colombiana del exterior necesita un legislador informado, subrogado, que le facilite trazar y conseguir sus objetivos internos dentro de lo ético, mismos objetivos que deben ser atendidos por el poder Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial del Estado colombiano. Y, opuestamente, que traslade los servicios surtidos desde esas ramas nacionales a Colombia exterior. Manejar una matriz de intereses colectivos que aglutine y respalde el progreso del trasmigrado y minimice su disgregación, o su equívoca autonomización, es tarea propia suya.

Me hubiera complacido ejercer -- en mi pasada reflexión “Diáspora y comicios” -- más como su apologista, representante Buenahora, que como su detractor, pero la adversidad se interpuso, y aunque Ud. resulto superior a lo delatado por sus severos reclamantes, no ha remontado al punto que Ud. supone merecer.

Haberse pensado que Ud. nacía como numen legislador por los colombianos trashumantes; que marchaba al Capitolio bogotano a desplegar cualidades político-parlamentarias comparables a las famosas del palenque congresional de Londres, Ottawa, o Washington; que se portaría ajeno a la cornucopia de los malabarismos partidistas, parlamentarios, regionales y diaspóricos, toda esta encaprichada conjetura sucumbió cuando Ud. semejó perfilarse como agente parlamentario auto-indulgente e inexplicablemente autónomo. Ud. no suspiró obrar como el implacable antifármaco destructor del virulento y epidémico efluvio político de Colombia, quizás por no estar fuertemente anclado en la comunidad externa.

Pondere además: Ud. vino a la comunidad trasmigrante como cónsul y marchó como representante. Comparecido ante la Cámara Baja, no accedió a la Comisión Segunda (internacional), como debió hacerlo, sino a la Primera (nacional), razonando era mejor aproximarse al lote legislativo que, según Ud., gesta un mayor impacto transnacional. Pero omitió deducir que su función esencial era obviamente entrar a transfigurar, a revolucionar, en beneficio comunitario exterior, el entelarañado, pelele y mudo estamento (y Comisión) internacional del Congreso, involucrando en esa lucha titánica a nuestro éxodo, tal como lo sugiere la sincrónica teoría de gobernanza comunal atrás aludida.

Sin embargo, creo entender Ud. posee los elementos teóricos y varias condiciones recomendables para cumplir con sus deberes de la forma óptima apenas deletreada aquí. Pero se querella con esa labor urgente su empeño (notorio en su respuesta estridente a mi anterior nota critica) en malgastar Capital Social comunitario en afanes inflamables y retaliatorios contra sus censores, ¿”stalinistas”? [¡!]. Sépase que los electores retienen el derecho inconcuso a reprender a sus representantes políticos, pues que estos delegados son, de facto y de jure, servidores públicos y aquellos electores son sus jerarcas primarios. El paso estudiado por países europeos de alto perfil democrático, y por USA, predispone y amaña a tales certidumbres.

Finalmente, el cociente de confianza mutua y contextualizada entre los colombianos internacionales y su representante, debe ser férreo, aún si los arreos y la soberanía contestataria pertenece a aquellos migrantes y si entre las dos partes existe cierta útil insatisfacción recíproca y alguna vulnerabilidad compartida.

Sobre la autoridad de la anterior gran pauta estriban el derecho y la autoridad comunitarios para exigir “rendimiento de cuentas”, del funcionario público a sus constituyentes, un descargo que en el mundo anglosajón recibe el nombre de “accountability”. ‘Rendir cuentas’ obliga a todo agente de Estado a responder obedientemente por sus actos y a contestar de manera exhaustiva y respetuosa toda solicitud o crítica de la ciudadanía, individual o colectiva.[i]

En acatamiento de este compromiso irrevocable, sírvase informar públicamente, Honorable Representante: a) el monto de la contribución gubernamental donada a Usted por la munífica Administración Santos cual subsidio para la circunscripción suya, b) la razón por la cual tales fondos no fueron dosificados en el distrito electoral que lo eligió y, c) los nombres de las personas y entidades a las que fueron gentilmente adjudicados, y las respectivas cifras.

Teniendo en cuenta que la cipotuda y almibarada largueza del Sr. Santos pudiera recelarse consistir compra de votos, cohecho o constreñimiento clientelista, entrar escudándose con el aparato de una sincerada respuesta, Representante, lo absolvería ipso facto de posibles violaciones y del epíteto ‘persona non grata’. Y cómo no, su musa girondina, Madame Roland, no tendría para qué lanzar a ninguno de nosotros ese otro retruécano rolandesco, “Cuanto más conozco a los hombres, más admiro a los perros”. Va extendida la mano de la cordialidad.

Jairo Sandoval Franky, Washington DC


©2014 Colombianos en el Exterior | Caracas

***
De: Colombianos en el Exterior colombianosenvenezuelac401@gmail.com
Fecha: 12 de abril de 2014, 11:28
Asunto: Sandoval emplaza a Buenahora
Para: "fundelsur@gmail.com Martínez" <fundelsur@gmail.com>

NOTISAN!
Producción de Abg Félix Contreras para NOTICIAS NOTISAN! Cels: 312-3598024 Cúcuta, 0426-7763699 Ureña. Email: fundelsur@gmail.com





Share:
Publicar un comentario